De las antípodas a los Grandes Lagos

Guadalupanos por el mundo

Viajamos hasta Canadá. Donde nos encontramos con MariCarmen, Guillermo y Victoria, quienes viven en Toronto después de su paso por Australia.

De las antípodas a los Grandes Lagos

Hola a todos los guadalupanos.

Somos MariCarmen, Guillermo y Victoria y os escribimos desde Toronto, donde vivimos desde hace unos nueve meses.

Cuando llegas a un nuevo país, realmente valoras una serie de cosas en las que no caes en la cuenta de otra manera. Es un poco como empezar de cero. Te enfrentas a un montón de incomodidades e incertidumbres que te hacen sentir vulnerable. Cualquier ayuda, en cualquier sentido, se recibe como una auténtica bendición.

Nuestra historia nómada comenzó hace casi 5 años cuando una oportunidad del trabajo de Guillermo nos llevo a Melbourne, Australia. Lo que al principio fue casi una imposición, acabo siendo una de las mejores experiencias de nuestras vidas.

Australia es un país impresionante en muchos sentidos: para empezar es una especie de mundo paralelo en el que gente con origen muy distinto vive en armonía. Resulta sorprendente el respeto con el que la gente se trata, desde luego algo para aprender. La naturaleza también es impresionante y ciertamente hemos podido disfrutar de auténticos paraísos. Los animales más exóticos campan por las praderas sin ningún miramiento.

A los pocos meses de aterrizar, el proyecto para el que fuimos se canceló, por lo que nos pedían volver a España. En esta ocasión decidimos dar prioridad al trabajo que había encontrado MariCamen, y nos quedamos.

Para nosotros, la familia que comenzamos cuando nos casamos es, entre otras cosas, un espacio dinámico que se va adaptando en función de las necesidades de los que la formamos, donde nadie es más importante que otro. Sin prioridades, pero con cabeza. Aunque parece trivial, lamentablemente no lo es.

Entre viaje y viaje, nació nuestra hija Victoria. Nuestra atención giró irreversiblemente hacia ella. Fue un auténtico regalo. Australiana no, española, aun sin haber pisado España. Con pelo oscuro y ojos castaños, siempre muy abiertos queriendo aprenderlo todo.

En mayo de 2017 nos despedimos de Australia con mucha pena, pero con la ilusión de afrontar un nuevo reto, asentarnos en Canadá. Hicimos una parada técnica de un par de semanas en España, en la que Fernando Artigas bautizo a Victoria en Guadalupe. La verdad es que después de tanto tiempo fuera de España, ir a Guadalupe es como volver a casa.

Canadá tiene muchas similitudes con Australia. También es un país multicultural, con muchísimas nacionalidades, idiomas y religiones. Como dicen aquí, todo el mundo tiene acento.

Al llegar, volvimos a poner todos los niveles a cero, al ser nuevo todo. Nuevos trabajos, nueva guardería, nuevas ciudades, nuevos parques naturales, nueva fauna. También el termómetro se puso a cero, bueno, en los días de calor. Hemos pasado el invierno mas frío de nuestras vidas, conviviendo con la nieve durante meses y temperaturas que no pensábamos que se podían alcanzar.

Pero se fue el invierno y llegó la primavera, y con ella un sinfín de novedades, de las cuales, muchas de ellas, ni siquiera somos conscientes aún…

¡¡Un fuerte abrazo a todos!!

Ecopascua, nuevos brotes de vida y de resurrección

¡Nos vamos de Ecopascua! Y diréis, eso… ¿qué es? Y cómo decírselo a tu familia, a tus amigos… al principio casi no sabíamos qué decir nosotros.  Vivir la Pascua en una granja-escuela, rodeados de gallinas negras, ovejas, cachorros de mastín, con la amenaza del hambre de los lobos castellanos merodeando por los Torozos, es algo que suena diferente, ¿no?

Las Cortas de Blas, un proyecto en armonía con la Creación, donde personas y animales pueden convivir al ritmo de la vida que nace todos los días. Un lugar de encuentro para sentirnos co-creadores y responsables de la Naturaleza y de todas sus criaturas, para educar a los hijos y compartir búsquedas y anhelos de Dios.

La generosidad y acogida de Pady Miranda y las familias que allí trabajan han hecho posible que 80 personas de Valladolid, Madrid y Bilbao, nos hayamos reunido allí para compartir la vida y la oración, el alimento y la reflexión, el canto, las risas y la esperanza de experimentar de nuevo a Jesús Resucitado.

Al ritmo de la encíclica Laudato si, el equipo preparador formado por Félix, Pady, Elena y José Ignacio, nos fueron guiando para vivir juntos la pasión y muerte de Jesús en una cruz donde íbamos posando gestos sencillos, queriendo hacer presentes los dolores del mundo; el vacío del desierto compartido en un paseo campestre camino de la Santa Espina, como preámbulo a una noche fría de luna blanca donde el fuego y el agua serían el anuncio de un nuevo despertar.

Adultos, familias con niños de distintas edades, adolescentes alegres y bien dispuestos a participar y ayudar en lo que hiciera falta, nos hemos preguntado cómo seguir viviendo nuestra fe en un mundo que pone en riesgo su futuro, un mundo que es cuerpo de Dios, nuestro lugar de encuentro con Él y donde establece su Alianza con nosotros en Jesús.

Nos hemos sentido necesitados de una profunda conversión ecológica, para poder ser salvados junto con el resto de la Creación, y hemos vuelto a casa con retos sencillos pero trascendentales: impregnar de gratitud y gratuidad los gestos cotidianos; recuperar la creatividad y el entusiasmo para resolver los problemas del mundo; y tejer redes con otros donde las acciones personales son compartidas y acompañadas en comunidades que perseveran y permanecen en el tiempo y son capaces de mostrar nuevos brotes de vida y resurrección.

Estamos todas y todos invitados. ¡Feliz Pascua!

 

Eva San Martín Arnao y Teresa Casillas Fiori, Shekiná

 

PD: Por si a alguien le interesa, os adjuntamos el material que trabajamos el Jueves Santo, en relación con nuestro papel y el de Jesús en la creación.

Cuentas parroquiales

Os presentamos las cuentas del año 2017 que fueron aprobadas en el Consejo Pastoral celebrado los pasados 6 y 7 de marzo de 2018 y compartidas en nuestra página.

Aprovechamos esta publicación para ampliaros algunos datos.

Como criterios para realizar su servicio la comisión ha aplicado los siguientes:

De manera general:

Anuales. No hay planes a largo plazo. No compromete el futuro

Ordinarios. No se planifica lo extraordinario

Equilibrado. Que no sobre ni falte

Público. Nuestras cuentas deben ser conocidas por toda la asamblea

Caja Única. Los ingresos se distribuyen según necesidades

De manera específica:

Necesidad. Gastamos sólo lo necesario

Austeridad. Evitamos lo superfluo

Sostenibilidad y cuidado del Medio Ambiente. Procuramos que lo que hacemos cuide el medio ambiente

 

La comisión destaca los siguientes hechos:

  • En las colectas se ha recaudado bastante más de lo esperado
  • Los donativos han sido elevados, aunque no tanto como el año anterior
  • Las aportaciones por recibos se han mantenido (saldo de altas y bajas nulo)
  • Mayor gasto en personal
  • Contención de los gastos generales, principalmente electricidad
  • Se han podido abordar mejoras de nuestras instalaciones
  • Ayuda social según lo previsto
  • Se reducen los gastos de combustible (poco uso coches)

 

Puesto que esto es reflejo del trabajo y fruto de todos, damos las gracias a todas las Áreas y en especial a la Comisión de Economía por su servicio.

Puedes descargar las cuentas pinchando aquí.

 

ECO Equipo de Comunicación

Golden Red

Seguro que algunos recordaréis cómo en el Foro Parroquial de 2016 tuvimos la oportunidad de ser coautores de la obra Golden Red de la artista Kuska, Alejandra Corral, en torno a la compasión.

Por la compasión a la esperanza” era el título y la reflexión que os proponíamos en un momento de encuentro para compartir y recordarnos cómo queremos seguir viviendo la Buena Noticia de Jesús profundizando en el que era el lema de aquel curso: “Elige la Esperanza, yo estoy contigo”.

Nos preguntábamos entonces si sabíamos realmente lo que significaba y lo que implicaba la COMPASIÓN y, si lo sabíamos, si la practicábamos lo suficiente.

“Hoy más que nunca es necesario que refresquemos este concepto, que lo investiguemos y que reflexionemos sobre el mismo”

nos decía Alejandra. Y eso es lo que hicimos juntos la mañana de aquel sábado.

La COMPASIÓN se define como un sentimiento de inquietud que produce el ver padecer a alguien y que impulsa a aliviar su dolor o sufrimiento, a remediarlo o evitarlo.

Se considera una virtud. Sin embargo, no es un rasgo de carácter inmutable. La compasión es en realidad una facultad, una facultad que se puede adquirir si se carece de ella, o mejorar si ya se tiene. Es algo que uno siente hacia los demás, pero también para consigo mismo.

Los monoteísmos de origen semita (judaísmo, islam y cristianismo) han dado mucho valor a la compasión divina o misericordia.

Plásticamente, Golden Red consiste en una red emocional y palpable, construida de manera colectiva gracias a la aportación individual de círculos y óvalos de distintos tamaños y colores plastificados individualmente y unidos entre sí por anillas. Cada figura, de las 2000 que han conformado la red, ha sido elaborada por  una persona distinta y representa su compromiso con esta red de COMPASIÓN colectiva.

Golden Red es sobre todo una red humana creada para y durante la realización de este proyecto y que incluye tanto a los participantes en el mismo, cómo también a todo el tejido de voluntarios, empresas, fundaciones e instituciones que lo hayan hecho posible, unidos por la COMPASIÓN.

Alejandra, a través de su proyecto artístico de transformación social Golden Red, nos invitó a asimilar positivamente el concepto de la COMPASIÓN y de esta forma contribuir a mejorar la sociedad en la que vivimos, al tiempo que, siendo creativos, nos animaba a enfrentarnos a los problemas de la vida diaria buscando soluciones originales muchas veces ocultas por nuestra visión estereotipada.

Alejandra nos propuso crear nuestro propio círculo (mujeres) y óvalo (hombres) que simbolizara nuestro compromiso con esta red de compasión colectiva, en un taller que tuvo lugar como parte de nuestra celebración. Multitud de círculos y óvalos creados por personas de todo el mundo plastificadas y anilladas conjuntamente han formado esta red articulada, esta tienda de encuentro, este abrigo de compasión en el que todos podemos encontrar cobijo.

¿Os imagináis si cada persona de este mundo se comprometiera a hacer un acto de compasión con alguna persona cercana? Sería inimaginable el impacto que tendríamos y cómo nuestra sociedad se transformaría. ¿Os animáis?

 

Podéis conocer los detalles del Proyecto Golden Red en el siguiente vídeo o en este enlace: www.arteyconcienciacionsocial.com/img/GOLDENRED.pdf.

Vigilia Pascual 2018. Fiesta y Compromiso

Como suele pasar, no conseguimos sentarnos todos juntos. La falta de luz nos ha separado y nos obliga a mezclarnos con la gente que llena el templo. Lo primero que percibimos es que estamos rodeados de familias enteras, jóvenes y mayores, gente de toda la vida que hacía tiempo que no nos veíamos, y caras nuevas que completan el círculo en torno al presbiterio. Hacemos mucho ruido, tal vez demasiado, fruto del entusiasmo de los distintos grupos que se reconocen más por su posición que por su rostro; a pesar del ambiente festivo, comenta una de nosotras:

“entramos en la oscuridad y me hace pensar en lo que tal vez sintieron los apóstoles, esa sensación de vacío, inquietud, frío”.

Ya más tranquilos, la liturgia en torno al fuego, nos devuelve el calor y la claridad perdidas. Sin duda, es uno de los momentos importantes de la noche. Tras descubrir la fraternidad el jueves, afrontar nuestra limitación el viernes, recuperamos la esperanza y los colores del mundo gracias a la luz que proviene de un único cirio. Jesús de Nazaret se hace presente y nos invita a compartir la luz de su experiencia con los demás, con los que tenemos más cerca.  

Comienzan las lecturas por orden cronológico. El Antiguo Testamento muestra a un Dios lejano, justiciero, que marca diferencias entre los pueblos. Parece un relato actual donde la humanidad no acaba de creerse que la dirección adecuada es la eliminación de las fronteras y la construcción de un futuro  común en la Tierra. El relato del Evangelio y el testimonio de nuestros jóvenes con un credo actualizado, nos invitan a la esperanza de que acontecimientos como los vividos en Palestina, Siria o México; la violencia de género o el tráfico de personas, no se sigan produciendo.

Se nos olvidaba: la homilía es cosa de Manolo. Todavía no le conocemos mucho, pero el comentario general es claro: nos transmite la alegría de la Resurrección con entusiasmo, sencillez y ternura. Habla desde el corazón y eso nos gusta porque nos gusta lo auténtico. Mientras tanto, el coro ha conseguido que cantemos y sintamos que es una fiesta abierta a todos los allí reunidos y que, una vez más, hacemos la comunidad de comunidades

El rito del agua es otro motor de alegría y así llegamos a la Eucaristía, partirnos y repartirnos para los demás para que no solo la luz y la palabra, sino también la vida llegue a todos, y sobre todo, a los más necesitados en cada momento.

Al finalizar, el templo se vacía. Todavía podemos oír el salmo de todos los años, recordándonos que resucitó y que estamos llamados a seguirle en su camino. Nos vamos yendo a tomar algo, la famosa patata, saludando a casi todos con la certeza de la luz recuperada. La vigilia se acaba, pero la invitación a transformar el mundo nos la llevamos cada uno en nuestro interior para hacerla realidad todos los días.

¡ Feliz Pascua !

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?