Nuestra comunidad: “La Vid”

En noviembre de 1994 acudimos a una convocatoria de la parroquia de Guadalupe para formar parte de un nuevo grupo donde compartir fe, vida y compromiso.

Este grupo, jueves a jueves, fue viviendo y compartiendo hasta formar una comunidad: La Vid.

¿Por qué el nombre?

  1. Porque el centro es Jesús, La Vid. Nosotros unidos a Él.
  2. Y porque nos gusta celebrar, y en las fiestas brindamos con el fruto de la vid, el vino. Signo de alegría y celebración.

Nos reunimos los jueves en la parroquia. Cuando podemos intentamos pasar la reunión al viernes para facilitar la asistencia a quien no puede asistir el jueves, por trabajo.

Tenemos un blog donde escribimos la crónica de cada reunión, así todos podemos estar “al día” aunque faltemos. No es lo mismo que vivirlo, claro.

Es muy importante la reunión que programamos para organizarnos antes de empezar el nuevo curso:

Nos juntamos un sábado, a las 10 de la mañana, en una casa y compartimos:

  • Cómo estamos
  • Disponibilidad para este año
  • Elegir el tema a trabajar
  • Formación de comisiones (nos repartimos el trabajo)

Las reuniones, los jueves, las comenzamos con una oración en la capilla. Cada día la preparamos uno de nosotros.

Luego, en la sala, trabajamos el tema elegido para este curso (lo prepara la comisión encargada).

Por último, los que podemos, nos quedamos a charlar compartiendo “la patata”, preparada cada jueves por dos de la comu.

A las 11h, procuramos dar por terminada la reunión.

Hace ya 25 años que empezamos este camino con el apoyo de los pilotos (hoy acompañantes) tanto misioneros como seglares. Gracias a todos por su interés, acompañamiento, cercanía y cariño durante los primeros pasos. Momentos de muchas alegrías y de algún que otro “contratiempo”.

Comenzamos unos 40. Después de tantos años, algunos hermanos siguieron su camino fuera de la comunidad, otros se han incorporado a La Vid. Todos aportando. Cada uno a su manera, según sus posibilidades y momentos.

En 25 años hay muchos días y muchas noches. Ha habido momentos de avance y alegrías, también de tropiezos y discusiones. Todo nos ha ayudado a crecer.

Hemos celebrado en la comunidad: bodas, bautizos y comuniones. También hemos vivido momentos de dificultad, enfermedades y situaciones difíciles. En todo hemos querido acompañarnos.

Celebramos también una Eucaristía de acción de gracias por la vida de Pepa entre nosotros, que terminó el 22 de abril del año 2015. La seguimos teniendo presente. Ella disfruta ya de LA VIDA.

En verano, desde hace ya muchos años, compartimos una semana de vacaciones, en la playa. Vamos con hijos, alguna nieta… pero sobre todo con ganas de convivir con la comunidad “de otra manera”. Y lo disfrutamos. ¡Vaya si lo disfrutamos!

Llegamos buscando a Jesús individualmente, ahora lo buscamos también en comunidad.

En este curso celebraremos nuestras “Bodas de plata”.

Os avisaremos por si queréis compartir con nosotros una Eucaristía de acción de gracias. Aún no tenemos fecha.

Después de la Eucaristía, podremos celebrar con un vinito y “la patata”.