Crónica 8M. Día internacional de la mujer.

El pasado 8 de marzo, la parroquia de Guadalupe se hizo visible en la manifestación convocada por el Día Internacional de la Mujer. Antes, muchos de nosotros nos habíamos manifestado por esta u otras causas solos, con amigos y familiares o incluso con gente de la parroquia, pero por primera vez Guadalupe nos animaba a ir juntos, como cristianos comprometidos por un mundo más justo.

El punto de encuentro fue a las 18.45 en el Ministerio de Agricultura, junto a la plaza del emperador Carlos V, en Atocha, de donde partía la manifestación. Un pequeño grupo salió desde la parroquia y el resto se fue uniendo desde otros lugares de Madrid. El gentío y los problemas de cobertura con el móvil hacían difícil encontrarse, pero la pancarta de la parroquia facilitó la localización. Pese a ello, algunos miembros de la parroquia no lograron dar con el grupo y se manifestaron por su cuenta.

Con la frase ‘Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe. Iglesia en salida’, esta pancarta nos acompañará en todas las manifestaciones a las que asistamos en Madrid a partir de ahora. El lema de ‘Iglesia en salida’ es del papa Francisco, que de esta forma nos invita a volver a la esencia del Evangelio y a construir el Reino de Dios saliendo de nosotros mismos para acompañar a los hermanos, especialmente a los que más sufren. En Guadalupe consideramos que es un lema apropiado para todas las protestas en las que participemos, ya que la intención con esta iniciativa de salir a la calle como parroquia es precisamente alzar la voz por las personas que más lo necesitan, como las mujeres, ya que siguen sufriendo discriminación en muchos países del mundo por el mero hecho de ser mujeres.

Alrededor de 50 personas, entre ellas uno de los misioneros, nos pusimos en marcha tras la pancarta de Guadalupe, que sirvió no sólo como punto de referencia sino también para visibilizar el compromiso de la Iglesia por la igualdad entre hombres y mujeres. La gran afluencia de público nos hizo muy difícil avanzar, hasta el punto de que en las dos primeras horas (de siete a nueve de la noche) recorrimos tan sólo unos 500 metros. Abandonamos la marcha sobre las diez de la noche en la plaza de Cibeles, muy lejos todavía del punto de llegada de la manifestación, en Plaza de España.

En el recorrido, nos acompañaron dos estudiantes que están haciendo el trabajo de fin de grado sobre el papel de la mujer en la Iglesia. Con su cámara de vídeo y su micrófono captaron imágenes de la manifestación y declaraciones a título personal de algunos de nosotros.

La ocasión mereció la pena para poder reflexionar sobre la situación de la mujer en ámbitos como la propia Iglesia o el trabajo, donde fue especialmente significativo el caso de Pilar, de la comunidad de Atardecer. Hizo la carrera de Economía en Madrid en una época en la que apenas había mujeres como ella en las aulas universitarias. Tuvo que hacer frente a las objeciones de su propia familia y de algunos profesores y compañeros de clase, que cuestionaban su elección y su capacidad de estudio por ser mujer, pero aprobó todos los cursos y acabó ejerciendo de lo suyo.

Tras el 8 de marzo, desde Guadalupe os animaremos a asistir a más manifestaciones relacionadas con los derechos humanos para seguir expresando nuestro compromiso cristiano en la sociedad actual. Además, más allá de las manifestaciones informaremos sobre otro tipo de actos como conferencias o talleres relacionados con los temas que vayamos abordando.

Comité de manifestaciones de Guadalupe