V Aniversario de Laudato Si’: hacia una Ecología Integral

Este año —terrible año 2020— se ha cumplido el quinto aniversario de la encíclica del Papa Francisco Laudato Si’, que se publicó en mayo de 2015. En aquella encíclica, el Papa llamaba la atención del mundo hacia el estado cada vez más precario del planeta, nos invitaba a reflexionar sobre cómo estamos construyendo el futuro de éste y nos animaba a cuidar el medioambiente, a vivir más plenamente como seres humanos y a proteger y preservar la creación de Dios, nuestra casa común.

Sin querer caer en catastrofismos, es evidente que los graves problemas medioambientales que Francisco recogía en su encíclica —contaminación, cambio climático, agotamiento de los recursos naturales, pérdida de biodiversidad, degradación ambiental en general— no solo no se han resuelto, sino que se han ido agravando ante la falta de respuesta o la debilidad de la reacción política internacional y, lo que es más terrible, han ido generando una mayor desigualdad planetaria e injusticia social cada vez.

El hecho de que el quinto aniversario de la encíclica coincida con un momento tan crítico, como es el de una pandemia mundial, hace que el mensaje profético de la Laudato Si’ sea aún más significativo. Cinco años más tarde, la encíclica parece más pertinente y se torna más actual que nunca. La crisis de la COVID-19 ha manifestado claramente la profunda interconexión que existe entre todos los países de la Tierra y los habitantes de nuestro mundo.

Hoy es más urgente que nunca la creación del nuevo paradigma de un mundo más solidario, fraterno, pacífico y sostenible. Esta crisis es una oportunidad única para transformar la destrucción que nos rodea en una nueva forma de vivir. Hay que caminar con paso firme y decidido hacia una “ecología integral”, que tenga en cuenta todos los factores de la crisis mundial y permita construir un mundo basado en una relación más armoniosa con la naturaleza, nuestra casa común.

Y tal como Francisco nos recuerda, “todos podemos colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades” (LS, 14).

El Papa, en el quinto aniversario de la publicación de su encíclica social y ecológica, anunció un Año Laudato si’ —hasta mayo de 2021— en el que dedicar un poco de tiempo a “redescubrir la serena armonía con la creación”; luego invitó a “reflexionar sobre nuestro estilo de vida y nuestros ideales”; finalmente, el Papa pidió “contemplar al Creador, que vive entre nosotros y en lo que nos rodea.”

Centro de preferencias de privacidad