Playing, la ong del deporte

Torneos deportivos en España -Proyecto educativo en Gambia

Ayuda de 4.000 € (2019) + 2.000 € (2020) de DyS – 120 niños y niñas escolarizados.

Hoy entrevistamos a Ramiro, miembro del equipo educativo de Playing:

  • El proyecto en el que colabora DyS, ¿es parte de una iniciativa más amplia? En caso afirmativo, ¿en qué consiste, en líneas generales?

El proyecto de Basori (Gambia) es el único que tenemos actualmente en activo, somos una ONG pequeña, aunque en constante crecimiento y se tendrán que valorar futuros proyectos. No obstante, el actual proyecto crece año tras año y, acompañados de la comunidad, evolucionamos hacia un complejo educativo que pueda abastecer a más niños y niñas, ofreciéndoles una educación de calidad.

  • ¿Cuándo empezó el proyecto y cuáles son las actividades principales? ¿Cuáles son las otras fuentes de financiación?

Todo nace en 2012, cuando un chaval de 1º de Bachillerato y sus amigos se querían ir de viaje de fin de curso y no tenían suficiente dinero. Hablando con la dirección del centro decidieron organizar un torneo de baloncesto para recaudar fondos y así finalmente pudieron irse. Al año siguiente no había viaje de 2º, pero ahí se empezó a forjar Playing. Al ver todo lo que se podía recaudar con un torneo, pensaron en la posibilidad de destinar ese dinero a un fin solidario, a lo cual el centro accedió y empezaron a donar a distintos proyectos (Asociación Española Contra el Cáncer, etc.…). Surgió entonces la necesidad de crear un proyecto propio para poder tener un mayor impacto y conocer de primera mano el destino de los fondos, y así en 2016 se profesionalizó Playing.

Actualmente organizamos torneos de baloncesto, rugby, vóley, pádel y fútbol y de todo lo recaudado en los torneos, el 65% va íntegramente al proyecto, el otro 35% es lo que se invierte en los propios torneos (camisetas, comida, material…). Además, nos financiamos a través de la plataforma Teaming, donde se puede donar al proyecto 1 € al mes (ni más, ni menos), y de donaciones puntuales como la de DyS, con la que pudimos vallar el colegio, aspecto necesario según la ley gambiana y que ayuda a proteger el cole. De todas estas donaciones el 100% va íntegro al proyecto.

  • Perfil de los beneficiarios del proyecto: ¿son niños, mujeres, enfermos, familias, etc.?

El perfil de los beneficiarios del proyecto es variado. Por supuesto en primer lugar son los niños, de momento 120 de 4 a 8 años que por fin pueden ir al cole; pero no solo se benefician los niños, sino también sus familias, así como los 8 trabajadores locales de los que dispone el cole. Y ese beneficio cada vez será mayor, pues pretendemos poder abrir un curso por año, y el impacto que eso puede tener en un país con la extensión de Asturias y la población de Castilla-La Mancha es notable.

Además, de forma intrínseca se benefician todos los jugadores que vienen a los torneos al promover el deporte como motor de cambio, contribuyendo a su salud.

  • ¿Cuáles han sido los mayores desafíos para llevarlo a cabo?

El mayor desafío siempre es el coste, pues hasta que no realizamos torneos no disponemos de suficientes fondos, pero además la dificultad está en que no estamos allí más que en verano, salvo nuestro coordinador local, por lo que todo se lleva a distancia. Esto es difícil, pero creemos que es lo mejor para el proyecto, ya que queremos que se trate de cooperación al desarrollo y no de “volunturismo” (turismo solidario). Además, aquí entra un aspecto cultural importante, el “Gambian time”, el tiempo gambiano, allí todo lleva un ritmo diferente y es algo con lo que hay que contar, las cosas llegan cuando llegan, no antes. Tampoco te respeta que estés inmerso en otra multitud de tareas, si llega, llega, no puedes dejarlo para otro momento. Y si llueve no se puede trabajar…

También creo que un gran desafío al que nos seguimos enfrentando todavía es el de desarrollar este proyecto siendo tan jóvenes, llegar a una comunidad y que no nos tomen como extranjeros, sino que nos acepten dentro de su comunidad. Es un reto importante que afrontar.

  • ¿Se han conseguido llevar a cabo todos los objetivos propuestos? En caso negativo, ¿cuáles han sido las razones?

Los objetivos que había para 2019 se han conseguido a excepción de la canalización completa, dado que requería de mayor financiación. Así que pasa a ser objetivo de 2020. Por suerte empezamos muy fuerte la temporada y en septiembre ya habíamos recaudado, a costa de mucho esfuerzo y trabajo, más fondos de lo que esperábamos. Esta línea se ha mantenido hasta ahora que, por la situación que todo el mundo conoce, hemos tenido que parar los eventos deportivos, aunque seguimos trabajando duro en la parte más virtual.

  • ¿Cómo ha cambiado la situación de partida a las personas beneficiadas del proyecto?

En este sentido el cambio es notorio, de no tener cole a tener cole, de estar en medio de la selva a ser un recinto cerrado y cuidado en el que sentirse acogido y donde poder trabajar y aprender mucho.

  • Y a partir de ahora, ¿qué os planteáis?, ¿cuál es el siguiente paso que queréis dar?

Los próximos pasos son seguir ampliando el colegio. Para el futuro más cercano, abrir el segundo curso de Primaria, llevar la canalización a baños y fuentes, estudio y planificación de la construcción de un nuevo aulario, mejoras en la zona de juego, mejorar el ajardinamiento y mejorar el mobiliario.

  • ¿Podrías resumir en una frase lo que ha significado contar con el apoyo de DyS?

Contar con el apoyo de DyS ha sido un gran alivio para poder realizar cambios urgentes que requerían una gran inversión y poder cumplir con la ley gambiana.

  • ¿Qué ha supuesto para ti la experiencia?

Escribí en el blog de nuestra web una crónica que me gustaría compartir con vosotros, creo que después de conocer todos estos datos, refleja bastante lo que ha supuesto para mí y cómo lo he vivido. Ha sido una experiencia inolvidable que si puedo repetiré, me encanta el proyecto y toda la gente que de una forma u otra se ha implicado en él.

https://www.playingspain.org/single-post/esta-aqui-es-real