Conoce a Josué

ConoceAJosue2¿Dónde naciste y cómo fue tu infancia?

Nací en la calurosa y provinciana ciudad de Mérida, Yucatán, al sureste de México. Una ciudad conocida por su cercanía al caribe mexicano y por su mezcla entre cultura maya y herencia hispánica.

Soy el menor de 4 hermanos, Mariela, José y Moisés (este último murió de pequeño). Viví con mis abuelos, mi madre y mis hermanos; de niño se separaron mis padres. Desde pequeño me llamó la atención la historia, la poesía y el arte. Vengo de una familia en la que se valora el trabajo, la hospitalidad y la cultura propia.

Desde pequeño fui extrovertido, inquieto y curioso. Me gustaba mucho aprender de los ancianos que habían vivido en otras épocas y momentos. Una persona muy importante en mi infancia fue mi tía abuela Adela que me enseñó valores como la solidaridad con los pobres, el amor a la Biblia y el respeto a la diversidad religiosa (ella era cristiana protestante).

¿Desde cuándo conoces a los Misioneros del Espíritu Santo, cuándo y por qué quisiste ser uno de ellos?

Durante muchas décadas los mispis estuvieron en un templo muy chulo en el centro de la ciudad (actualmente ya están en una parroquia en las periferias de la ciudad). Cuando tenía 11 años quería ser del grupo de los boy scouts pero me quedaba muy lejos y no se podía. Como alternativa a mi inquietud alguien le dijo a mi madre que unos curas tenían un grupo de adolescentes que se parecía a los scouts (cosa que resultó mentira) pero me gustaron los campamentos y las convivencias en la playa y me quedé en el grupo.

El grupo se llamaba DIDAJE (era como el abuelo de Éxodo). En ese grupo me vinculé con mis mejores amigos, fueron mis primeros amores y mis mejores travesuras propias de un puberto [adolescente]. Soy un hombre de impulsos, a los 15 años dije que era “ateo” (aunque nunca dejé de ir al grupo) pero me volví muy crítico a la Iglesia… para mí todos eran un poco malos menos los mispis (hoy lo recuerdo y me genera un poco de risa). El grupo me hizo participar en varias actividades solidarias y contactar con el dolor y la pobreza; estos eventos me hicieron reflexionar y buscar a Dios, terminé creyendo de nuevo. Sentí que Dios me encontró, aunque nunca me había ido de casa.

Cuando tenía 17 años se ordenaron sacerdotes 4 misioneros (José, Lupe, Felipe y el conocido Rogelio Cárdenas). El evento me impactó mucho y empecé a participar en las actividades que hacían para ayudarme a discernir mi vocación. A punto de cumplir 19 años entré a la congregación y dejé mi tierra para irme a otra parte del país totalmente distinta a lo que había conocido […] y así inició esta aventura hace 13 años.

ConoceAJosue1

¿Dónde estabas y qué hacías el año pasado por estas fechas?

Estaba en la ciudad de México estudiando teología y acompañando a la PJV de un templo llamado San José del Altillo.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de la Parroquia de Guadalupe de Madrid y de la ciudad de Madrid?

De la ciudad de Madrid el museo del Prado, el barrio de Lavapiés,  la Cañada y el parque del Retiro. Es una ciudad muy bella y llena de contrastes. Llena de historia, de búsquedas de un mejor futuro y con muchos deseos de abrazar la diferencia.

De la parroquia me sorprende gustosamente el amor que le tienen a los mispis, el clima de familia y la participación de los jóvenes. Pareciera que Guadalupe es un lugar de promesas y experiencias donde, como en el cántico de María, la misericordia del Padre “llega a sus fieles de generación en generación” (Lucas 1,50). Desde los hermanos mayores hasta los de Génesis se apropian de Guadalupe como su casa, su familia, su “tienda del encuentro”. Desde el verano fui recibido con mucha ternura; varios se acercaron para hacerme saber que estoy en casa.

ConoceAJosue3¿Qué esperas de tu nuevo destino?

Responder, desde mis límites, a esta generosidad que Dios ha tenido conmigo. Sé que me ha enviado a crecer, a amar y- como dice Machado- a “hacer camino al andar”.

Si pudieses elegir cualquiera, ¿cuál sería tu profesión ideal?

Profesor de humanidades en un pueblo rural de América Latina

¿Qué pequeño placer de la vida te hace más feliz?

Manejar bicicleta

¿Qué persona (famosa o no) te inspira mucho?

Pedro Casaldáliga, misionero español en Brasil

¿Qué superpoder elegirías tener?

Una lengua que no lastimara a nadie y unos ojos que vieran siempre lo mejor de los demás.

Algo que te dé miedo o te produzca nervios.

Carrera de coches

¿Un libro que recomendarías a todo el mundo?

Hay varios, pero uno básico es El Principito de Antoine de Saint-Exupéry

¿Tienes peli favorita?

Me gustan las que me hacen pensar y conocer mejor otros lugares. Acabo de ver el Jocker y me gustó mucho.

¿Una canción a la que estés bastante enganchado últimamente?

Big God de Florence

¿Un álbum de música que te haya marcado?

Jajaja muchos. Soy bien versátil.

Hay uno que me es simbólico es Los pájaros perdidos Christina Pluhar porque tiene distintas formas musicales de la música tradicional de Hispanoamérica con orquesta. También una versión de Les Miséraables Cast (2013) que me gusta mucho.

¿El Padre, el Hijo o el Espíritu Santo?

El Padre maternal

Tu personaje y tu versículo favorito de la Biblia.

Personaje, Juan el discípulo .

Texto, “ve y cuéntales lo que el señor ha hecho contigo” Mc. 5, 19

¿Qué situación/conflicto/problema del mundo te duele especialmente?

La trata de personas

¿Dónde te resulta muy fácil encontrarte con Dios?

En las situaciones límite y en el silencio de la capilla

¿Lo más top que has aprendido de Jesús?

La compasión y su grito de “Padre, por qué me has abandonado”.

¿Qué es lo que más te gusta de Guada?

Los  proyectos solidarios y la hospitalidad. Del edificio: las capillitas y las vidrieras.

¿Canción favorita de misa?.
No sé. Me gustan las de tipo  Taizé

Centro de preferencias de privacidad