Visita fraterna

A primeros de Junio, nos visitaron los Misioneros del Espíritu Santo, Ricardo y Marco, integrantes del Consejo Provincial de la provincia de México, a la que nuestra parroquia pertenece.

Fue lo que llaman una “visita fraterna”, en la que ambos quisieron dar valor al concepto de “Misión Compartida”. Para ello se reunieron con nosotros, integrantes del Consejo Pastoral.

El objetivo de dicha reunión era debatir sobre la interacción entre misioneros y laicos, como opción, como participación y corresponsabilidad, para construir juntos Iglesia,  teniendo en cuenta también la escasez de vocaciones y el evidente envejecimiento de los misioneros.

Ellos están trabajando en los pasos a seguir hacia esa “misión compartida”, como hermanos de camino, en igualdad, por eso están interesados en conocer nuestra percepción como laicos, porque les ilumina para mirar hacia el futuro.

Por ello, solicitaron reunirse con los miembros laicos del Consejo Pastoral, para compartir esas inquietudes. Trabajamos en pequeños grupos, unas dinámicas que nos facilitaron la reflexión sobre nuestra participación como laicos en los diferentes ámbitos de la vida de nuestra parroquia.

En primer lugar, valoramos nuestra implicación como laicos en los ámbitos de decisión del Consejo y de la Permanente, en las Coordinadoras de áreas y como Agentes de pastoral. Todo ello en aspectos como el compromiso, la eficacia, la participación democrática, la visión integral y la reflexión.

En general, nuestra valoración como laicos fue positiva.

Posteriormente, nos pidieron reflexionar sobre la aportación, tanto de Misioneros como de laicos, en el discernimiento, la planeación y la toma de decisiones dentro de  la Parroquia.

Las conclusiones a las que llegamos, después de la puesta en común de lo comentado en esos pequeños grupos, son que los laicos aportamos más reflexión y discernimiento, mientras que los misioneros aportan más en los temas de planeación y toma de decisiones.

Finalmente, y como comentó Marco a modo de conclusión de la reunión, nuestra percepción como laicos ilumina mucho a los Misioneros, y nos agradecieron de corazón nuestra misión compartida, y la de construir Reino desde la espiritualidad.

Está claro que los unos sin los otros no es posible llevarla a cabo.

Y como de misión compartida se trata, esta segunda parte del artículo que hemos hecho entre Javier y Fernando me toca  a mí comentaros, desde la visión de los “mispis”, cómo vivimos La Visita Fraterna de nuestros Superiores Provinciales.

Comenzamos el lunes  y nos fuimos a dar un paseo por el centro de Madrid y a caminar por San Bernardo hasta la Glorieta de Bilbao. Comimos de menú y nos volvimos a casa. El martes y miércoles nos reunimos para ver algunos asuntos de congregación y de comunidad.

En el Consejo Parroquial compartimos nuestra situación actual como Congregación y las implicaciones que esto tiene.

En la Congregación nos encontramos en fase de Reestructuración del Ejercicio de nuestra Misión, queriendo ser fieles pero también audaces con el fin de responder a los signos de los tiempos y que entendemos nos pide Dios en este momento. Esto nos ha implicado hacer cambios de personal, cambios de ubicación de algunos proyectos, etc. asimismo estamos intentando simplificar nuestras estructuras de gobierno, unificando algunas etapas de formación para hacerlas interprovinciales, es decir, en vez de que cada Provincia tenga sus propios formadores y casas de estudios (noviciado, filosofía, teología…) todos nuestros estudiantes independientemente del país de origen al que pertenezcan se concentraran en una misma casa para llevar a cabo sus estudios.

Además, a partir de la Beatificación de Concha, a quien cariñosamente llamamos “Nuestra madre”, mujer, laica, madre de 9 hijos, viuda, y apóstol, hemos tenido que replantearnos que “el Altillo” templo donde se veneran sus restos, y que se encuentra ubicado en la Ciudad de México, pase a ser un lugar de culto no solo ya de los que pertenecemos a la Espiritualidad de la Cruz (algunas Congregaciones Religiosas Femeninas, y Asociaciones Laicales), sino para toda la Iglesia, lo cual nos lleva a hacer de ese lugar un Santuario y centro de irradiación de nuestra espiritualidad.

A nivel comunitario, hemos podido expresar el clima de fraternidad y de cariño en el que vivimos. La alegría por el final de estudios de Oziel y la próxima incorporación de Josué Emmanuel, quien se acaba de ordenar el pasado 14 de junio en México y que formará parte de nuestra comunidad el próximo curso 2019-2020.

Centro de preferencias de privacidad