Un lema hecho canción

Por tercer año consecutivo, nuestro párroco Fernando nos pidió poner música al lema decidido por el Consejo Pastoral en el mes de junio. El lema era: “Escucha. Ora. Transforma”. Además, Fernando nos indicó varias categorías adicionales que habían inspirado el lema: “pueblo sacerdotal, procesos y santidad y compromiso de solidaridad”.

Con estos datos me puse a trabajar. Lo primero que hice fue enfrentarme al lema sin ideas preconcebidas: Escucha. Ora. Transforma… Tres palabras. La primera idea vino rápidamente: el compás de la canción debía tener estructura ternaria, en este caso 12/8. Después, sentí que el lema nos exhortaba, nos empujaba. La tonalidad mayor era la mejor opción.

Empecé a probar acordes sobre las tres palabras, dos acordes por palabra. Los mismos en las dos primeras, pero al llegar a “Transforma” me pedía cambiar, transformar. Por eso ahí cambié los acordes. En la estrofa también introduje una modulación para reforzar ese aspecto de transformación. Por otro lado, el “tempo” debía ser solemne, ni rápido, ni lento, para que pudiera cantarse a coro y por toda la asamblea. Lo importante era que el estribillo fuera sencillo y que contuviera el lema, pensando que no siempre se cantará con estrofa.

Y finalmente, la letra de la estrofa desarrolla las categorías adicionales indicadas por el Consejo. Aquí puedo decir que fue el Espíritu Santo el que inspiró la letra tras varios días en los que por mí mismo era incapaz de juntar palabras.

Una vez compuesta la canción, grabé los instrumentos y la voz solista en el estudio. Para la grabación de los coros de la canción, convoqué a los componentes de coros de la parroquia que los grabaron en el salón de coro durante una tarde. Tras los retoques finales, la canción estaba lista para presentarla en la Eucaristía de inicio de curso, y para ser publicada en la web de la parroquia, donde ya la habéis podido oír desde hace un tiempo.

Espero que la hagáis vuestra y la disfrutéis.