Planeación estratégica

Como ya os hemos ido contando en otros momentos, desde finales del curso pasado, y como continuación de la Reestructuración del Ejercicio de la Misión (REM), venimos trabajando en la parroquia un material titulado “Manual para la Planeación estratégica de Misión“, cuyo contenido consta de cinco fichas, las cuales  suponen un diálogo entre todos los actores que la conformamos (laicos y misioneros).

El objetivo final de este proceso es elaborar un documento que, partiendo del  conocimiento de la realidad en la que nos encontramos, a través de la definición del perfil de nuestra parroquia y habiendo diagnosticado las fortalezas y debilidades que poseemos como comunidad, elaboremos “la planificación estratégica” para un período de tres años.

Entre junio y septiembre se trabajó en las asambleas de la Pastoral de Adultos y Pastoral Juvenil Vocacional la ficha, “análisis de realidad” con la dinámica de los árboles, en la que se analizaron y definieron las causas, problemas, consecuencias y retos que nos plantean los principales ámbitos de nuestra vida social: Economía, política, cultura, ecología y religión.

        

Tanto el desarrollo de las sesiones como los resultados obtenidos fueron muy interesantes. Con ellos el Equipo de Estrategas, compuesto por miembros de la Comisión Permanente del Consejo Pastoral Parroquial y algunos “expertos” invitados, definió nuestro “Perfil de Misión” que quedó redactado de la siguiente manera:

Guadalupe es una Parroquia, comunidad de comunidades, animada por los Misioneros del Espíritu Santo que junto con los laicos e insertada en la Archidiócesis de Madrid privilegia la atención a los procesos pastorales y el compromiso solidario de manera corresponsable, celebrativa, comunitaria y participativa, para transformar el contexto en el que se encuentra“.

A lo largo del mes de noviembre y diciembre se invitó a todas las comunidades de la parroquia a trabajar una nueva ficha a través de la dinámica “El tablero de la misión” que se presentó a modo de juego de mesa.

En ella se ha querido realizar un diagnóstico de las fortalezas y debilidades que poseemos como parroquia. Se propuso hacerlo desde una mirada lo más objetiva posible, ajustándose a la realidad, siendo autocríticos y buscando que el resultado sea consensuado.

El diagnóstico de misión se hizo en relación a las categorías:

  • Construir el Pueblo Sacerdotal: Colaboración de laicos y sacerdotes, participación y corresponsabilidad y nuestra involucración eclesial y social.
  • Generar Procesos de Santidad: Aquello que favorece y promueve la experiencia de Dios, los procesos de formación de nuestras áreas y servicios y el acompañamiento personal y grupal.
  • Compromiso de Solidaridad: Sensibilidad social, el impulso que damos a la Pastoral Social, los proyectos, las vivencias y nuestra participación social y política.

El desarrollo de las sesiones ha sido muy enriquecedor y, en general, los comentarios han sido favorables tanto por el formato de la ficha como por los resultados obtenidos.

De ellos podemos destacar que como fortalezas, en Guadalupe “las celebraciones litúrgicas son vivas y favorecen el encuentro con Dios“, “existen espacios donde los laicos pueden participar activamente en la comunidad” o “la propuesta formativa aterriza en la vida concreta y promueve la madurez humana y cristiana“, en contra, las debilidades más detectadas son que “no existe un profundo sentido de Iglesia que lleve a participar en otros niveles como la vicaría o la diócesis“, “no se han propiciado espacios de análisis de la realidad social” o que aún “no tenemos un sentido misionero de salir, acercarnos a los alejados, hacernos presentes en otros espacios externos a nuestra parroquia“.

A lo largo de este primer trimestre del año, continuaremos trabajando para poder elaborar nuestra “Planeación estratégica de Pastoral” que os presentaremos a final de curso.

Equipo de estrategas.