“Mujeres amigas de Jesús”

Hay proyectos que enamoran desde el principio.

Hay sueños que llegan a cumplirse.

Luis Guitarra, Mayte Polo, Carmen Sara y Mabel Ruiz, en la presentación del libro en Zaragoza.

Hay locuras por las que merece la pena luchar… y cuando Mabel Ruiz, del movimiento Mujeres y Teología de Zaragoza, comenzó a proponerme escribir un libro infantil en el que hacer visibles las mujeres discípulas y amigas de Jesús de Nazaret, supe de inmediato que tenía que decirle que sí. “Es imprescindible que nuestras niñas y niños, en catequesis, en sus parroquias, en sus casas, tengan igualdad de referentes de mujeres y hombres seguidores de Jesús” me dijo con un entusiasmo tal, que pensé, como tantas veces, que las personas apasionadas son las que hacen posible que las cosas cambien.

El proyecto fue cobrando vida muy lentamente, hasta que se convirtió en un precioso pack de tres libros, cada uno de ellos con dos historias de mujeres que se encuentran con Jesús. Seis relatos englobados en el título “Mujeres amigas de Jesús”, que muestran a mujeres libres y valientes que formaron parte de su “pandilla” de amigos y amigas. Historias femeninas muy antiguas, pero profundamente actuales, porque hoy en día siguen siendo las mujeres las protagonistas de grandes cambios sociales, de luchas por igualdad, de búsqueda de caminos más justos y más de Dios.

El primero de los libros de “Mujeres amigas de Jesús” se titula “¡Qué bien que os encontré!” y narra cómo el Maestro reúne a su pandilla de amigas y amigos, tan necesaria para llevar adelante su misión. En esta pandilla, las mujeres están presentes desde el principio y Jesús se alegra de haber encontrado a ese grupo diverso y plural con el que compartir la Buena Noticia. Como nos dice el texto Jesús no buscó a las personas más guapas ni a las más inteligentes, ni tampoco a las más ricas, porque todo eso no era necesario. Lo que sí iba a necesitar, era a personas que tuvieran un corazón grande. Tan grande, que fueron capaces de dejar lo que estaban haciendo y seguirle… Tan grande, que supieran compartir sus cosas con todos… Tan grande, como para equivocarse y después pedir perdón”.

El segundo libro tiene de título “El mundo patas arriba”, porque eso es lo que hace Jesús al tomar a mujeres como ejemplo de fe y de seguimiento, poner el mundo patas arriba revolucionando esquemas y prejuicios: Al verla marchar, corriendo igual que llegó, Jesús dio gracias a Dios por todas las mujeres capaces de conseguir lo que se proponen, haciendo de este mundo un lugar mejor en el que vivir”.

Y por último, el tercer libro, “Amigas para siempre”, en el que se recogen las historias de amigas de Jesús como fueron las hermanas Marta y María, y su gran amiga María Magdalena. Porque la amistad entre hombres y mujeres es posible y necesaria, una amistad vivida en igualdad, desde el respeto y aportando lo esencial de cada ser.

Muchas de las reseñas y ecos que llegan de “Mujeres amigas de Jesús”, inciden en el hecho de ser, no solo un buen recurso catequético, sino de ser imprescindible en estos tiempos. La gran mayoría de los catequistas son mujeres y, sin embargo, siguen prevaleciendo como referentes las historias masculinas que aparecen en el Evangelio. Los niños y niñas conocen casi de memoria la historia de un hombre bajito que se subió a una higuera para ver a Jesús (Zaqueo), pero no conocen de la misma manera la historia de una madre que se acercó a Jesús gritando pidiendo que curase a su hija, y dispuesta a pelear por ello aunque tuviese que recoger las migas del pan del suelo (la mujer cananea). Nuestros pequeños necesitan conocer por igual en catequesis, las historias de hombres y de mujeres amigos de Jesús, donde el papel de la mujer no es algo anecdótico sino fundamental en la transmisión y vivencia del Reino de Dios. Jesús supo dar su lugar a las mujeres, ¿sabremos hacerlo nosotros?

Estoy convencida de que cuando se trasmite un mensaje desde el corazón, llega también al corazón de quien lo escucha o lo lee. Las historias que contiene “Mujeres amigas de Jesús” las he ido escribiendo así, desde dentro, intentando descubrir en cada mujer lo que le llevó a hacerse discípula de Jesús, lo que cambió en su vida, lo que aportó en la construcción del Reino y su Justicia, lo que podemos aprender hoy en día, en nuestra sociedad, de cada una de ellas…

Un sueño se está haciendo paso en el corazón de muchos: seguir abriendo puertas a una iglesia donde mujeres y hombres caminen de la mano en igualdad. Seguiremos soñando y escribiendo para que así sea…

Carmen Sara Floriano

www.carmensarafloriano.com

P.D. En estos tiempos difíciles y extraños, donde la impotencia duele y el corazón se encoje, no puedo más que ofrecer lo que sé hacer: contar historias a los más pequeños (y a los mayores con corazón de niño), para calentar el alma, soñar un ratito juntos, acurrucarnos en torno a los cuentos y redescubrir una manera nueva de ser familia en casa…

Son una serie de historias llamadas “Cuentos para disfrutar desde casa” que iré subiendo cada dos o tres días. Os dejo el enlace donde ya están los primeros.

www.carmensarafloriano.com/cuentos-desde-casa