Queridos Reyes Magos de Oriente

Queridos Reyes Magos de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar:

Harto cansados debéis estar tras una tan larga caminata. Lo vuestro es leer y releer nuestras cartas. ¡Ah, claro! ¡Y traernos, luego lo que os hemos pedido! ¿Atentos? Pues comenzamos…

Traednos esa vuestra costumbre de mirar hacia arriba para poder así descubrir esa estrella llamada ideal, o vocación o valor o ilusión o meta, por la que merezca la pena vivir, luchar y morir. Esa estrella que, en definitiva, nos conduzca hasta Ti.

Traednos vuestro coraje y valor sin los cuales seremos incapaces de dejar nuestros dorados orientes, ni de atravesar tan largos desiertos, ni de llegar a encontraros en una tierra tan llena de falsas estrellas y de falsos dioses como este Occidente.

Traednos el desprendimiento imprescindible para ser capaces de dejar a los pies de nuestro Dios el poco o mucho “oro” que tengamos (¡con lo que nos gusta el oro!), el poco o mucho “incienso” que nos den (¡con lo que nos gusta que nos den incienso!) y la poca o mucha “mirra” de la que dispongamos (¡con lo sensuales y apegados a todo tipo de confort que nos sentimos!).

Traednos la ilusión de ser de por vida “epifanía de Dios”. Que contagiemos a todos las ganas de ir hacia Él, en vez de servir de estorbo o de vacuna para no contagiarse. Que quien nos mire, te vea. Que nuestra misión nazca de haber hecho antes vuestra misma travesía del desierto.

Traednos, en fin, la decisión de volver desde ahora a nuestra vida diaria, como volvisteis vosotros: ¡Por otro camino! Por el mismo que vuelven cuantos, siguiendo tu estrella, terminaron descubriéndote.

Adaptado de Rogelio Cárdenas MSpS

Jornada Mundial por la Paz

“Vence la indiferencia y conquista la paz”. Una llamada a la conversión del corazón

Este año el lema elegido por el Papa Francisco es “Vence la indiferencia y conquista la paz”. En su Mensaje para esta jornada (que invito a leer), Francisco denuncia la actitud de la indiferencia ante los sufrimientos del prójimo, como una grave amenaza para la humanidad y una de las grandes causas que obstaculizan la paz.