Separados y Divorciados – SEPAS

Desde hace aproximadamente 30 años, existe, en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, una pastoral para separados y divorciados, acompañados por un Misionero del Espíritu Santo.

En un contexto de dolor personal y asfixia social, los grupos de “Sepas” de Guadalupe fueron acogiéndose y acogiendo, aprendiendo a vivir su nueva situación con personas en similares circunstancias, sanando las heridas y el sentimiento de culpa, asumiendo las consecuencias de las decisiones tomadas.

Y lo hicieron y siguen haciéndolo sabiéndose creyentes en Jesús, buscando cauces para vivir las nuevas circunstancias desde la fe, aprendiendo a ser felices, retomando el pulso de la vida con alegría y esperanza.

A quienes se interesan por la experiencia, proponemos un itinerario para ser desarrollado en dos o tres años, para que, después, cada una y cada uno continúe su camino como personas en la sociedad y/o en la Iglesia, ofreciéndoles incorporarse a otros servicios en la propia comunidad… o fuera de ella.

 

  Si quieres saber más, descarga el tríptico informativo y ponte en contacto con nosotros.