“Tu Amor, Nuestra Alegría”.

Una vez más, eres Tú, Padre, quien nos convoca. Al calor de Tu Amor nos reencontramos en la casa común, con ilusiones y esperanzas renovadas, al inicio de un nuevo curso, para compartir con el otro la alegría de sentirnos abrazados por Ti.

Porque la certeza de sentir que tenemos un Dios que es Padre y Madre, de sabernos amados y acogidos como hijos, es una experiencia que solo puede ser compartida, celebrada, vivida con el hermano. Es una realidad que transforma la vida y le da sentido, plenitud, esperanza.

La Buena Noticia de Jesús nos invita a proclamarla con alegría. Llena de luz nuestra vida y nos impulsa a hacerla realidad en el día a día de nuestra comunidad de hermanos. Amar más, perdonar más, abrazar más, vivir más intensamente y dejar el resto en las manos de Dios.

Este es el lema que nos hemos propuesto para este curso. Queremos ser capaces de vivir con la alegría profunda que nace del amor de Dios y ser capaces de transmitirla, de irradiarla a nuestro alrededor, de contagiar felicidad al que tenemos cerca. Quizá la alegría sea algo de lo que más falta nos hace en el mundo de hoy. ¡Tratemos de derrocharla!

ECO (Equipo de COmunicación)

logo.png

Compartir en FacebookCompartir en Google PlusCompartir en Twitter