Por segundo año, Berit (Nico y Mamen, de la Comunidad Caná) hemos tenido el privilegio de componer la canción del lema parroquial. El año pasado fue Elige la esperanza y, este año, Tu amor, nuestra alegría. Un encargo que hemos asumido llenos de alegría y agradecimiento y  que responde a nuestra vocación musical en el anuncio de la Buena Noticia.

Berit emprendió su historia musical hace cuatro años con el ideal de anunciar cuánto ama Dios al mundo, cuánto nos ama a cada uno de nosotros y la inmensa alegría de sentirnos enviados a anunciar el Reino de Dios que, sin duda, ya está entre nosotros.

Berit significa “Alianza”, la Alianza que parte de Dios y que -sólo por amor- Él ofrece a los seres humanos. El nombre nos gustó desde el principio porque “el Berit” es también para nosotros la posibilidad de ser la mejor versión de cada uno, la posibilidad de crecer y hacer crecer al otro en nuestra unión y, también, la posibilidad de servir a quienes buscan a Jesús; ayudar a quienes buscan experimentarlo a través de la Palabra, la oración y la música.

Siempre hemos disfrutado cantando el amor de Dios a través de canciones de otros. Hemos cantado en bodas de amigos, bautizos, eucaristías, celebraciones del paso al Padre… Pero no solo queríamos cantarle a Él y para Él a través de canciones de otros. Sentíamos la necesidad de transmitir lo que nos pasaba por dentro y esa intuición se fue transformando, poco a poco, en una necesidad y en una realidad. Hoy también cantamos nuestras propias canciones, que nacen fruto de la oración y de nuestra experiencia vital de relación con el Señor de nuestra historia y de nuestra vida.

Estamos convencidos de que hay que anunciar a los cuatro vientos que los ciegos ven, los sordos oyen, los cojos andan… Que otro mundo es posible, un mundo en el que la lógica de Jesús -la lógica del AMOR- puede reinar. Un mundo en el que todos los esquemas se pueden romper a favor de los más débiles, los preferidos de Jesús. Esa es nuestra certeza y lo vivimos con especial alegría.

En nuestra vocación musical han tenido mucho que ver los Misioneros del Espíritu Santo que, desde hace muchos años, nos han animado a poner nuestros dones musicales a disposición de los demás. Desde estas sencillas líneas, nuestro enorme agradecimiento.

Para la grabación del lema, hemos contado con la colaboración de varios de los integrantes de los diferentes coros de Guadalupe. Y ellos han enriquecido y dado color a esta canción -¡que ya es vuestra también y que esperamos que cantéis a pleno pulmón!-.

Gracias a todos ellos: Alicia, Jorge, Paz, Alfonso, Sofía, Leti, Jon, Leo... ¡Ha sido una gozada compartir con vosotros! ¡Gracias por entender el servicio musical de la forma en la que lo hacéis!

Os compartimos unas imágenes de la grabación y os invitamos a escuchar aquí, descargar la canción aquí, o la letra y los acordes aquí, para que la cantéis siempre que queráis porque ¡Su amor... es nuestra alegría y la alegría se contagia a medida que se comparte!

Nicolás Santos y Mamen Serrano (Berit)

 Nueva imagen (1).png

Nueva imagen (3).png Nueva imagen.png Nueva imagen (2).png

Compartir en FacebookCompartir en Google PlusCompartir en Twitter