Para vosotros y para vosotras, con quienes formamos comunidad:

El V Capítulo Provincial de los Misioneros del Espíritu Santo, celebrado en 2016, estableció que se debería dar continuidad al proceso de la "Reestructuración del Ejercicio de la Misión" (REM) iniciado ya hace más de 6 años, afinando la comprensión y aplicación de la planificación estratégica. Por ello, en la pasada reunión de superiores locales, efectuada en México en el mes de enero del 2017, se nos instó a todas las comunidades de misioneros a que, junto con los laicos con quienes llevamos a cabo nuestra misión, continuáramos nuestro caminar, poniéndonos nuevos objetivos, que obedezcan al aquí y al ahora del contexto en el que vivimos, y estableciéramos los medios que nos permitan alcanzarlos.

Con ocasión de la Visita Fraterna de nuestros Superiores Provinciales a Madrid, a finales de abril, se nos entregó a la comunidad de misioneros un material titulado "Manual para la Planeación Estratégica de Misión", cuyo contenido consta de cinco fichas en las que se desarrolla, paso a paso, el proceso a seguir para realizar la citada planificación.

Su aplicación supone un diálogo con todos los actores que formamos la Parroquia y estaremos coordinados por un pequeño equipo, que nos señale el modo y los tiempos en los que iremos trabajando para elaborar nuestra planificación, ahora, con mayor comprensión que cuando comenzamos a implementarla hace tres años.

Lo que se pretende, al final de este proceso, es elaborar nuestra Planificación, con sus objetivos y sus respectivas prioridades para un periodo de tres años e implementar, a un año, las acciones y los indicadores que nos permitan verificar si hemos avanzamos en el sentido que nos hayamos propuesto.

Los miembros de la Comisión Permanente, en diálogo con la comunidad de misioneros, acordamos que el equipo animador lo formaran los integrantes de la Permanente y 3 personas más y nos encargaremos de elaborar, en el modo y en los tiempos que se consideren convenientes, desde su inicio hasta su fin, el trabajo a realizar propuesto por el "Manual para la Planeación Estratégica de Misión" y que a continuación os presentamos:

Ficha 1. Profundizar en la importancia de realizar esta planificación, definiendo los conceptos y su alcance, y escuchar de unos y otros la iglesia con la que soñamos, lo que ya hemos hecho con los integrantes del Consejo Pastoral, a mediados de junio.

Ficha 2. Reflexionar sobre el contexto social en el que vivimos, en las áreas económica, política, cultural, ecológica y religiosa, para ayudarnos a comprender mejor el ambiente en el que vivimos y así facilitar que nuestras intervenciones pastorales encajen y respondan mejor a la realidad que nos circunda. Esto lo hemos realizado en la asamblea final de Pastoral de Adultos de este curso, pero enriqueceremos este trabajo con la aportación de nuestros jóvenes y de un grupo aleatorio de nuestra parroquia.

A partir de la ficha 3, iremos desarrollando el trabajo, en el curso 2017-2018.

Ficha 3. Definir nuestro Perfil de Misión, es decir, lo que se espera de nosotros.

Ficha 4. Realizar un Diagnóstico que permita conocer el nivel de avance de nuestra parroquia, en relación a las siguientes categorías:

A) Construir el Pueblo Sacerdotal desde la eclesiología de comunión del Vaticano II (laicos y sacerdotes en colaboración) y que incluye la comunidad de comunidades, la participación laical y nuestra involucración eclesial y social.

B) Generar Procesos de Santidad, es decir, todo lo que favorece y promueve la experiencia de Dios, los procesos de formación de nuestras áreas y servicios y el acompañamiento personal y grupal.

C) El Compromiso de Solidaridad que abarca la sensibilidad social, el impulso que damos a la Pastoral Social, los proyectos, las vivencias, etc. y nuestra participación social y política.

Ficha 5. Elaborar la Planificación Estratégica, que consiste en definir de 3 a 5 Objetivos y las Prioridades, es decir, las metas intermedias que nos ayuden a avanzar en un periodo de 3 años (2017-2020) y las acciones e indicadores del curso 2017-2018, así como asignar los respectivos responsables.

De febrero a junio de 2018 socializaremos el trabajo realizado y lo que se desea alcanzar, pero es importante tener claro que "La Planificación Estratégica" no agota toda la programación de las áreas o servicios, sino que sólo señala las estrategias fundamentales que nos movilizan a todos hacia la misión. Por tanto, cada área deberá hacer su programación tal y como viene realizándola.

Y por último, en la Ficha 6 se nos propone realizar la Evaluación en la que se resalten los logros y deficiencias pero, sobre todo, se pretende que podamos recuperar los aprendizajes de este caminar evaluando, no solo las acciones emprendidas, sino "si estamos logrando el objetivo y las prioridades que elegimos".

Somos conscientes de que es un trabajo laborioso. No obstante, consideramos que ya tenemos mucho avanzado, dada la forma de trabajo y reflexión de tantos años. Pensemos, por ejemplo, en la línea directriz, en las celebraciones 50-100 y en los foros parroquiales; espacios en los que hemos definido nuestros objetivos, hablado de nuestros sueños, y emprendido acciones que nos llevan a continuar construyendo esta comunidad parroquial, comunidad de comunidades, que animada por la Espiritualidad de la Cruz, acoge y anuncia el mensaje del Evangelio, vive y celebra su fe y trabaja para transformar el ambiente en el que vive.

Ya os iremos poniendo al tanto, a través de esta revista y de los otros medios de comunicación que utilizamos habitualmente, y, por supuesto, también os pediremos vuestra colaboración para que, juntos, vayamos respondiendo con fidelidad a lo que descubrimos como respuesta a la llamada que el Señor nos hace, para continuar aquí y ahora construyendo el reino que en Jesús se inauguró.

Un abrazo: Fernando Artigas

Planeacion.jpg

Compartir en FacebookCompartir en Google PlusCompartir en Twitter