Tengo la costumbre, o vicio, de empezar a leer el periódico por la contraportada y, cuando de libros se trata, lo mismo. Me urge saber qué se cuece en las páginas en las que voy a adentrarme, aunque sea en lectura diagonal.

Para compartir sobre mi libro “Misión compartida - ¿Unidos o Hundidos? – Laicos, monjes y pobres” también he elegido empezar por ese espacio, la contraportada del libro:

“De tres mundos aparentemente distantes –laicos, monjes y pobres- tratan las páginas de este libro. De tres vocaciones llamadas a reconocerse y complementarse desde la sencillez y la atención a los otros. De unir vidas y vocaciones que, en principio, pueden parecer alejadas, pero que están llamadas a encontrase y caminar juntas. Se hace necesario abrir los compartimentos estancos vocacionales, reducir la altura de la pirámide jerárquica y calzar humildes sandalias para adentrarnos juntos en el camino de la Unidad”.

Elegí estos tres “mundos” en los que vivo y aprendo desde hace ya muchos años: como laica en el mundo y en la Iglesia, vinculada a un monasterio de monjes contemplativos (Santa Mª de Huerta) y colaboradora de un hogar de acogida de gente que vivió en la calle (Hogar de Jesús Caminante). Tanto el monasterio como el hogar son bien conocidos en la Parroquia de Guadalupe.

Pero esta unidad que detecto desde la vida y proclamo desde las páginas del libro, es más extensa, compete a todos y desde todos los ámbitos en los que nos movamos: ecumenismo, diálogo interreligioso, acción social, etc. y mil veces etc.

“Suelo decir que, aunque el Espíritu vuela bajo, no nos quita el trabajo” y viendo cómo anda el mundo, tendremos que salir de “nuestros espacios de confort en donde nos sentimos calentitos y aislados de la realidad”. Situación irreal y peligrosa que nos hace olvidar que estamos tan estrechamente interrelacionados que lo que se mueve al otro extremo del mundo, nos repercute, sí o sí.

Una persona me preguntó si podría decir en una sola palabra de qué iba mi libro. Y contesté con toda rapidez: “UNIDAD”. Sí, unidos en la diversidad; unidos mirándonos y viviendo como complementarios y no como contrarios; unidos poniendo en común lo que cada uno es, lo que cada grupo aporta… viéndolo como riqueza a compartir; unidos, aún cuando las diferencias creen tensiones, volviendo siempre a lo que nos serena, nos sosiega; unidos en el silencio, si es que la palabra nos altera; unidos en la oración que nos mantenga mirando en la misma dirección: la de Jesús; unidos como hermanos, hijos todos del mismo Padre, aunque a veces nos tratemos como distintos, diferentes, extraños. Unidos “como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también sean Uno en nosotros…” (Jn 17, 20).

Mientras escribo para esta web recordé algo central en el carisma de la Parroquia de Guadalupe: “Comunidad de comunidades”, expresión que habla de unidad.

Por cierto, que con el conocido cuadernillo naranja de la Línea Directriz en la mano, he visto que este año “cumple” treinta años. Y como decía nuestro, entonces párroco y de nuevo ahora también, Fernando Artigas, “nuestro cuadernillo naranja, como  familiarmente le llamamos, es expresión de la Iglesia-Pueblo de Dios que nos transmitió el Vaticano II y a la que queremos seguir dando continuidad con fidelidad creativa”.

Esa fidelidad creativa, que no es otra cosa que la escucha atenta al Espíritu que nos va marcando el camino, es la que he querido expresar en mi libro hablando de laicos, monjes y pobres; la misma que tiene que ayudarnos a caminar hacia la Unidad en todo dentro de la Iglesia, abiertos al mundo, al ecumenismo, al diálogo interreligioso, etc.

Hagamos caso a lo que decía Martin Luther King (1929-1968): “Hemos de aprender a vivir juntos como hermanos; si no, vamos a morir todos como idiotas”.

Pongámonos en marcha para alcanzar esa unidad, y algún día podremos contestar a la pregunta que está en la portada del libro; no tanto con palabras, sino con hechos concretos.

Decía un monje, el hno. Christophe de Tibhirine (1950-1996): “Lo imposible se hace realidad cuando le deja paso la confianza”. Confiemos y la realidad de nuestra Iglesia y el mundo cambiarán.

Mari Paz López Santos

“Misión Compartida, ¿Unidos o Hundidos? Laicos, monjes y pobres”

Mari Paz López Santos  www.pazsantos.com

Vídeo: Ediciones KHAF-Grupo Editorial Edelvives

Vídeo: Entrevista en RELIGIÓN DIGITAL

Mision_compartida_NL05.jpg

Compartir en FacebookCompartir en Google PlusCompartir en Twitter