Un año más, se realizó en la Parroquia de la Virgen de Guadalupe la Oración Joven, preparada por un pequeño comité de la Pastoral Juvenil. Se pensó que este año la oración girase alrededor del lema parroquial del curso: “Elige la esperanza, yo estoy contigo”. Fue dirigida al resto de jóvenes de la parroquia y también a la gente joven de otras parroquias.

Al principio de la oración, dimos a cada uno de los asistentes una pequeña vela y  unos papelitos con la imagen de una vasija de barro, todos símbolos importantes a lo largo del encuentro.

La oración estuvo formada por 3 momentos distintos. Cada uno de ellos hacía referencia a una palabra determinada de nuestro lema parroquial.

El primer momento de la oración giró alrededor de la palabra “Elige”. Éste, estuvo marcado por un pequeño poema de Benjamín González Buelta llamado “Escojo la vida”. En él se nos llamaba a preguntarnos y a reflexionar sobre los distintos significados y consecuencias que tiene la palabra elegir. Después del poema, leímos una pequeña lectura del libro del Deuteronomio y tras una reflexión acerca de todas las elecciones que se nos hacen presentes en nuestro día a día, propusimos a los asistentes que para hacer patente esta elección, cuando estuviesen preparados, encendieran la vela que les habíamos dado al comienzo de la oración.

El segundo momento de la oración estuvo centrado en la palabra “Esperanza”. Para este momento se comenzó con una pequeña definición de dicha palabra, y tras la lectura de un fragmento de una carta de los Hermanos de Taizé, invitamos a hacer una pequeña reflexión sobre la palabra esperanza, leyendo un pequeño fragmento de la Segunda Carta a los Corintios. Dejamos unos minutos de silencio y reflexión personal, donde invitábamos a los asistentes a pensar en aquellas personas, lugares o momentos de sus vidas en donde ellos creían que se encendía ese pequeño fuego de la esperanza. Les propusimos que además, escribieran esos recuerdos detrás del dibujo de la vasija que se les dio al principio, para que de ahora en adelante los tuvieran muy presentes.

Y como tercer momento de la oración, nos centramos en la segunda parte del lema parroquial “Yo estoy contigo”. Para entrar en clima de oración, decidimos poner la canción “Fíate” del grupo Ixcis, donde se nos llamaba a fiarnos y dejarnos acompañar por los brazos del Padre. Después de escuchar esta preciosa canción, leímos un pequeño fragmento del libro del Profeta Jeremías para terminar leyendo dos pequeñas reflexiones que nos llamaban a cuestionarnos sobre en qué momentos sentimos que nuestro padre Dios nos acompaña y de qué forma somos capaces de llevar la esperanza a los demás y cómo actuamos para decirle a los demás: “Yo estoy contigo”

Como símbolo final, toda la asamblea llevamos nuestras velas encendidas y las pusimos delante del altar, para simbolizar que no estamos solos, que siempre vamos a estar acompañados de gente que nos quiere, de gente que nos aprecia, y de gente que se preocupa por nuestra vida, ya sean familiares, amigos, profesores o gente que no conocemos.

Las vasijas decidimos que la gente se las llevara como recuerdo de la celebración y para que tengan en su memoria ese recuerdo que les hace abrir su corazón a la esperanza.

Y así fue como terminamos nuestro pequeño encuentro, donde celebramos que nuestro Padre Dios sigue en nuestros corazones, después de la Navidad y en proceso de llegar al tiempo de Cuaresma.

Un abrazo cariñoso del Comité preparador de la Oración Joven.

ORACION_JOVEN_NL05.jpg

Compartir en FacebookCompartir en Google PlusCompartir en Twitter