Tras este  paréntesis veraniego, continuamos informándoos brevemente de los nuevos proyectos donde hemos destinado vuestras aportaciones.

AMIGOS POR CHALLA (Bolivia).- Está localizado en el altiplano boliviano, en el departamento de Cochabamba, entre 3500 y 5000 m de altura.

Un grupo de personas (todas ellas mujeres) que, a partir de una misión con los Hermanos de San Juan de Dios, entran en contacto con una serie de comunidades del Ayllu de Aransaya (concretamente, Challa Grande, Challa Arriba e Incuyo), donde viven entre 500 y 1000 personas. Los núcleos de Incuyo son sólo accesibles a pie o llama. Personas muy pobres, en condiciones de vida muy precarias, con enormes problemas de desatención médica, educativa, específica de las mujeres, auto-empleo, etc...

A partir de una persona que vive en Challa Grande, la Hermana Graciela Varga, se han ido articulando proyectos posteriores a la misión médica con los Hermanos de San Juan de Dios: aulas multifuncionales, autobús escolar, atención médica y psicológica, dotación de medicamentos especiales, dotación de una ambulancia todo terreno, proyectos sanitarios (agua, letrinas secas), de autoempleo (máquinas de tejer, participación en la construcción del edificio principal) y de fortalecimiento de las instituciones propias de las comunidades del Ayllú.

Es el segundo año que colaboramos con ellos.

Nuestra aportación es 3.500 € para seguir adelante con el acondicionamiento y puesta en marcha de las aulas del piso de arriba en el edificio que ya se construyó hace un par de años, junto a la casa de la Hermana Gabriela, y que presta servicio como consultorio médico, escuela y taller para las mujeres que tejen.

TIERRA FÉRTIL (Costa Rica).- Nueva aportación englobada dentro del Proyecto Tierra Fértil coordinado por nuestro Mispi Nacho Herrera.

Durante el mes de julio solicitó ayuda para la matrícula de tres tutores voluntarios para que se formen en el área de específica de Habilidades para la vida, que es la opción pedagógica utilizada en Tierra Fértil que permite lograr un mejor asesoramiento y actuación profesional con los niños  que se atienden en los talleres

Nuestra aportación es 750 € euros para su formación.

HOGAR SAN JOSE (Bolivia).- Está situado en la localidad de Warnes, a unos 20 km de Santa Cruz. Atienden a toda la población del Gran Santa Cruz, unos 2 millones de habitantes.

El Hogar San José es el fruto del esfuerzo de un grupo de personas que en torno al Hermano Alirio Henao, un ex-religioso colombiano que lleva muchísimos años en Santa Cruz. Su foco son los chicos y chicas con discapacidades psíquicas y físicas. Todos los que actualmente viven en el Hogar han sido abandonados por sus familias, muchos de ellos son dejados en la misma puerta del Hogar, otros incluso se les ha llegado a encontrar en vertederos. Pese a recibir ayudas del Gobierno Autónomo de Santa Cruz, se encuentran siempre en déficit (alrededor de unos 2500-3000 euros al mes), por lo que no es infrecuente ver anuncios en prensa local solicitando ayuda a la gente de allá. Todo el dinero que llega se utiliza, bien en aulas, bien en becas para los chicos más adelantados que están estudiando oficios, bien en terapias (fisioterapeutas, logopedas, etc...). Tienen algunos voluntarios, pero las necesidades son aún más.

Es el primer año que colaboramos con este proyecto.

Nuestra aportación es 4.000 € que irán destinados a un año de atención médica  y de enfermería así como para terapias específicas de habilitación física.

HACIA UN MODELO DE SALUD INTEGRAL COMUNITARIA GUASTATOYA EL PROGRESO (Guatemala).- Guastatoya es cabeza departamental del Progreso; se encuentra a 73 km de la ciudad de Guatemala. La situación económica de la mayoría de la población  es de un nivel de pobreza y exclusión social realmente alarmantes. En el gobierno impera la corrupción y la impunidad.

Una de las grandes carencias es el sistema sanitario, sin recursos y personal especializado para atender a la población. Las medicinas son muy costosas.

La parroquia Santo Cristo de Esquipulas donde está nuestro Mispi Baltasar, a través de la Comisión Social-Solidaria y la Clínica Parroquial, presentan un proyecto integral de gestión de ambientes más sanos y saludables que promuevan un desarrollo social, cultural, de género y el acrecentar los valores, trabajando en los  ámbitos sanitarios, educativos, sociales y económicos.

Es el primer año que colaboramos con este proyecto.

Nuestra aportación es 5.000 € para la adquisición de equipos médicos para la Clínica Parroquial.

“Mucha gente pequeña, haciendo cosas pequeñas,

pueden cambiar el mundo”

DyS 02 03                          DyS 01 03                        DyS 03 03

Compartir en FacebookCompartir en Google PlusCompartir en Twitter