Colecta por los Misioneros del Espíritu Santo

“Ser Misionero del Espíritu Santo es partir, dejar, sufrir, cruzar el mar, olvidar cosas, recordar personas, entregarse, vaciarse de uno mismo, caminar, descubrir, sembrar, esperar. Para ser Misionero del Espíritu Santo hay que conjugar muchos verbos, sobre todo amar, en todos los tiempos y a todas las personas”.

Con estas palabras Félix de Jesús Rougier animaba a sus hijos a entregar su vida al servicio de los demás.

Nosotros tenemos la suerte de ser testigos de cómo muchos de estos misioneros han llevado a la vida esta entrega generosa de la vida. Y tenemos también la oportunidad de colaborar con ellos en su misión.

¿Cómo? ¿cuándo?

Muy sencillo, el próximo fin de semana será la colecta especial en favor de la Congregación de los Misioneros del Espíritu Santo. Os invitamos a conjugar, como ellos el verbo amar, y que nuestro donativo sea una expresión de nuestro apoyo, agradecimiento y cariño.

No os olvidéis, los días 9, 10 y 12 de diciembre tenemos una misión que cumplir para que ellos puedan seguir cumpliendo su misión.